Marruecos, la economía circular es una prioridad

Marruecos adoptó la estrategia nacional para el desarrollo sostenible. El objetivo fundamental es implementar las bases de una economía verde e inclusiva en Marruecos para 2020. Se proponen tres pilares fundamentales del desarrollo sostenible (económico, social, ambiental). A su cabeza está el componente económico. A este respecto, los obstáculos a la competitividad pueden superarse mediante la búsqueda sistemática de convergencia intersectorial y una mejor integración de las consideraciones socioambientales. Según la estrategia, una economía real del medio ambiente es posible mediante la implementación de una economía circular o la industrialización verde.La economía circular ocupa un lugar destacado entre las prioridades establecidas por el Estado (Ministerio de Energía, Minas y Desarrollo Sostenible, responsable del desarrollo sostenible, Ministerio de Industria de la Inversión, Comercio e Industria). Economía digital, el Ministerio del Interior, regiones y municipios), así como el sector privado (agrupaciones, empresas, asociaciones, etc.) que contribuyen presentando los principios de acción y los factores clave de éxito para alentar empresas, cualquiera sea su tamaño o sector de actividad, para participar en la economía circular.

Un marco institucional en construcción

La Secretaría de Estado para el Desarrollo Sostenible (SEDD) ha desarrollado planes y estrategias para establecer una economía circular como una necesidad en el sector de la gestión de residuos industriales, que se basa principalmente en el diseño ecológico:
El Plan Nacional de Residuos Domésticos (PNDM) forma parte de la política de reforma y desarrollo del sector de los residuos domésticos. Su objetivo fundamental es:
– Garantizar la recogida y limpieza de los residuos domésticos para alcanzar una tasa de recogida del 90% en 2020.
-Realizar vertederos y centros de recuperación en beneficio de todos los centros urbanos (100%) para 2020.
-Rehabilitar o cerrar todos los vertederos existentes (100%) en 2020.
-Desarrollar el sector de “reciclaje-recuperación”, con acciones piloto de clasificación, para alcanzar una tasa de reciclaje del 20% en 2020.

Una estrategia nacional reducción y recuperación Residuos (SNRVD)

Para garantizar su transición a la economía circular para 2030, está considerando dos acciones emblemáticas: el establecimiento de una entidad operativa nacional responsable de la gestión sostenible de residuos con autonomía financiera y la mejora de coordinación y consulta entre los diversos actores involucrados en la gestión de residuos (actores institucionales, territoriales y privados) con el objetivo de optimizar la territorialización de la gestión de residuos y promover la economía circular. Esta estrategia se basa en ocho ejes estratégicos divididos en varias acciones:
Fortalecimiento del marco legislativo y reglamentario para la reducción y recuperación de residuos;
-Fortalecimiento del marco institucional;
-Financiación de gestión sostenible de residuos;
-Promoción de la reducción de residuos.
-Desarrollo de una economía circular favorable a la creación de empleos verdes;
-Apoyo a la planificación y al desempeño territorial;
-Promoción de investigación y desarrollo;
-Comunicación, sensibilización y educación ciudadana.
El Programa Nacional de Prevención y Control de la Contaminación Industrial (PNPPI) armonizaría y planificaría todas las acciones que la administración y el sector privado deben llevar a cabo para prevenir la contaminación. Promovería e implementaría enfoques de prevención para el sector privado enfocándose en la reducción de emisiones y desechos y haciendo cumplir las leyes y regulaciones ambientales. La implementación del PNPPI se basa en un análisis de la situación técnica, institucional y reglamentaria existente con respecto a la prevención y el control de diversas formas de contaminación.
A nivel de las asociaciones profesionales y de la CGEM, cabe mencionar la existencia del clúster industrial de servicios ambientales (CISE-Marruecos) que es un grupo de empresas e instituciones públicas, de educación superior y investigación con actividades dirigidas a encontrar alternativas a los procesos de producción contaminantes. Fue creado en 2014 y certificado por el Ministerio de Industria, Inversión, Comercio y Economía Digital en 2016.
CISE-Marruecos actúa como catalizador de la ecoinnovación. Ofrece una plataforma de intercambio entre los diversos actores al permitir la colaboración inter e intra sectorial. Hace que los socios sean conscientes de la necesidad de crear infraestructuras y mercados que aún no existen, y permite la interacción entre industriales e investigadores académicos.

Fuente: Libération

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

idiomas »